Los 4 principales problemas en la Industria 4.0, que ponen en jaque la logística de las empresas

Comparte:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

La obsesión de cualquier director de logística gira en torno a una sola frase: “¿Cómo podemos hacerlo mejor?”. Hoy en día, la tecnología es capaz llevar la logística al siguiente nivel y solventar las principales problemáticas que presenta el sector. Unos problemas que se han hecho evidentes con el aumento del eCommerce , sobre todo, tras el confinamiento, cuando las compras online se han instalado permanentemente en nuestra forma de consumo.

1. CAPACIDAD DE OPTIMIZAR OPERATIVAS

Las operativas deben funcionar como un reloj suizo, para optimizarlas, es esencial que en tiempos y costes sean perfectas. Las supply chain, cada vez mayores y complejas, dificultan la tramitación y entrega de los pedidos si no se deja a un lado el sistema tradicional basado en el papel.

No es noticia que la capacidad para eliminar el papel y generar operativas paperless está en manos de aquellos que realmente quieren optimizar. Decir adiós a este recurso genera innumerables ventajas que no solo están enfocadas en el ahorro de costes, sino también en un tratamiento de la información más seguro y fiable.

En la mayoría de los casos, la optimización sólo se consigue teniendo la capacidad de automatizar los procesos logísticos. El uso de las tecnologías que nos ofrece el Big Data y la IA, nos permite extraer información esencial de las empresas para mejorar operativas como las de la última milla o el picking.

La implementación del aprendizaje automático, que ayuda a mejorar procesos y alcanzar una productividad hasta ahora inimaginable, es cada vez mayor en la logística, pues se han revelado como una innovadora vía para la mejora de procesos, y el incremento de la productividad y de la competitividad. Esta tecnología es capaz de procesar un enorme volumen de información, identificar patrones y aprender de ellos. De esta forma las máquinas pueden tomar decisiones y acciones concretas sin necesidad de intervención humana. Como consecuencia de su eficacia, el uso del aprendizaje automático en el sector logístico ha aumentado en un 64%, según la 2020 Global Al Survey de Mckinsey.

 Además, el manejo del Big Data nos permite medir y predecir las variables que inciden directamente en la productividad. Tal y como numerosos expertos destacan, conocer estas variables externas marca la diferencia en la logística de las empresas con el fin de modelos más ajustados a las necesidades de cada momento. Con la aplicación de estas tecnologías, se combinarán mejor eficiencia y eficacia para resolver satisfactoriamente las tareas en el menor tiempo posible, y así, optimizar las operativas.

 

2. LA NECESIDAD DE AJUSTAR TIEMPOS

La experiencia de compra del cliente depende directamente de ajustar la logística a los tiempos en sus distintas etapas, desde que se recibe la orden de pedido, hasta su destino final. Para ajustarnos a las entregas debemos adaptarnos a la industria 4.0. El primer paso es conocer nuestro lead time y aplicar la Lean Manufacturing, para la simplificación, y optimización de procesos y de recursos a través de la implementación de diferentes métodos estandarizados.

Otra forma de ahorrar tiempo en el almacén es utilizando la técnica del Cross-Docking, que ajusta los niveles de stock necesarios para satisfacer la demanda, minimiza incidencias y mejora los costes logísticos. De esta forma, se agilizan los flujos de mercancía y se reducen los ciclos de entrega para llegar a nuestro lead time, lo que supone una gran ventaja para el cliente final.

En definitiva, es utilizando todas las tecnologías que tenemos a nuestro alcance como podemos encontrar la mejor eficiencia y mantener al cliente 100% satisfecho.

 

3. CAPACIDAD DE SER FLEXIBLES PARA RESPONDER A LAS EXIGENCIAS DEL MERCADO

No es suficiente digitalizar las empresas, incorporar tecnologías y servicios de última generación. Según Gabriel Mesas, director general de Operaciones de LG Electronics España,  en las cadenas de suministro actuales “es clave el conocimiento pormenorizado de las necesidades del cliente y la creación de equipos de trabajo altamente capacitados y muy flexibles” pues “el consumidor final ha cambiado y debemos estar preparados para un sector cada vez más volátil, impredecible y cambiante”.

Por eso es determinante que las cadenas logísticas se definan por su flexibilidad, agilidad y adaptabilidad al cambio. Según el experto en operaciones, los principales challenges a los que se enfrenta la industria son: la altísima velocidad de la innovación; la enorme variabilidad en los volúmenes de ventas en distintos momentos del año (como en los días sin IVA o el Black Friday) en los que llega a multiplicarse por 10 o hasta por 100 las cifras de venta; la dificultad que aún existe para prever la demanda, a pesar de las soluciones de Big Data que se han incorporado en las compañías; y, por si no fuera suficiente, la llegada de un consumidor cada vez más exigente, que pide un servicio excelente con gastos de envío gratis.

 

 4. IMPACTO MEDIOAMBIENTAL:

El transporte que hace accesible cualquier producto, a cualquier consumidor, en cualquier lugar del mundo, deja tras de sí una huella de carbono alarmante. Si ponemos el foco en la opinión de los expertos, veremos la situación de una forma muy clara. José María López, director del Instituto Universitario de Investigación del Automóvil de la UPM, hace un énfasis especial en que “el trasporte es el sector con mayor consumo energético de la UE, con un 33,3% de la energía final consumida”. Un porcentaje que supera España con un 40,4%.

Aunque hoy la gasolina y el petróleo sigan siendo los combustibles más utilizados para el transporte de carretera a nivel mundial, ya existen combustibles alternativos como el Gas Licuado de Petróleo, el Gas Natural, los biocombustibles (bietanol y biodiesel), la electricidad y el hidrógeno. La sostenibilidad del sector transporte, según José María López, dependerá fuertemente de la “introducción de tecnologías y combustibles que reduzcan las emisiones contaminantes y el consumo de petróleo”.

El crecimiento del eCommerce ha demostrado la necesidad de cambiar el modelo de producción y consumo basado en la economía lineal, para pasar a la economía circular. Según un informe elaborado por OECD, consumimos de media los recursos de 1,7 planetas al año, es decir, que la tierra no podrá soportar el gasto de recursos que soporta ahora durante mucho tiempo. Si seguimos con el mismo modelo económico, se estima que el consumo de recursos aumente, y que los residuos sólidos de las ciudades aumenten hasta in 59 % para el año 2025.

En definitiva, la implementación de la tecnología en la logística será clave para optimizarla, ajustarla, flexibilizarla y disminuir su huella de ozono, y encaminarla hacia un mercado más eficiente y sostenible. Porque como sabemos, la innovación sigue su curso y los profesionales de la logística debemos ser la palanca de cambio.

 

 

ISO 9000

¿Qué es la ISO 9000?

Garantizar la calidad de productos, servicios y procesos es uno de los objetivos de las empresas para posicionarse como referentes, transmitir confianza y seguridad y

es_ES