Rebajas de verano: logística inversa y otros desafíos

Comparte:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Rebajas verano

Las rebajas en esta época estival, traen consigo una serie de desafíos que la empresa retail y su logística deben superar para lograr un servicio al cliente impecable. Sólo así podrán fidelizar a los usuarios y asegurar el imparable crecimiento del eCommerce.

El verano trae las esperadas rebajas que, según el último informe sobre e-Commerce de Veepee, el 59% de los españoles afirma que su gasto será muy similar al del año pasado. Por otro lado, un 22% asegura que invertirá más en las rebajas para aprovechar los descuentos. 

Los datos apuntan a que esta será una buena campaña de verano, que ayudará a la recuperación del sector retail. Además, impulsará aún más el de la logística, pues la venta online se consolida como el principal canal de compra para aprovechar los descuentos del verano. 

Según el estudio de Veepee, el 79% de los españoles hará por internet sus compras en las rebajas del periodo estival. Una cifra que supone un crecimiento de 3 puntos respecto al año anterior. Este panorama, trae consigo una serie de desafíos a los que el sector de la logística siempre que se acercan estas fechas señaladas. 

Los desafíos logísticos de las rebajas de verano 

Algunos de estos retos a superar son los siguientes:

  1. La logística inversa: 

Muchos consumidores compran por impulso, y la devolución de los productos se vuelve algo común. De hecho, pese a las buenas cifras del sector, se estima que los eShoppers devuelven 1 de cada 3 productos según cifras de KPMG. 

El aumento del comercio online con la llegada de la pandemia, ha provocado que el consumidor se haya acostumbrado a realizar las devoluciones por este mismo medio. Es decir, gestionadas mediante a empresa de mensajería pertinente. Esta situación he hecho que se incremente el gasto logístico. 

El reto que presenta estas rebajas, es la de encontrar un equilibrio entre una política de cambios y devoluciones cómoda para el cliente, a la vez que rentable para el sector del retail. 

  1. Efectos climáticos: 

Durante el periodo de verano, el clima puede convertirse en un enemigo debido a las altas temperaturas. La plantilla debe trabajar, a pesar del calor, para sacar hacia delante la demanda de pedidos.

Por ello, es importante asegurar que los trabajadores (a lo largo de cualquiera de las etapas de la cadena de suministro) lleven a cabo su jornada laboral en un ambiente aireado y fresco. Además, los descansos puntuales pueden ser de mucha ayuda para garantizar el máximo rendimiento de trabajadores el resto del día.  

  1. Asumir grandes picos de trabajo en período vacacional

Para poder ejecutar a la perfección la enorme cantidad de pedidos a los que se enfrenta la logística en rebajas, es necesario planificar lo máximo posible responder de forma eficiente a los cambios más o menos esperados. 

Por ejemplo, optimizar las rutas (fuera del almacén) o mejorar el sistema de picking (dentro del almacén), ayudará a que la logística sea capaz de asumir los picos de demanda y que el cliente reciba su compra sin errores o retrasos. En esta época del año puede haber menos personal activo debido a las vacaciones, por lo que la optimización de estas claves, pueden marcar la diferencia. 

Mejorar la planificación de los pedidos, por tanto, ayudará a asumir la alta demanda que puede surgir en la temporada de rebajas veraniega. Pues una logística mejor planificada, ayudará a hacer que los picos o cambios sean lo menos inesperados posible. 

En definitiva, a pesar de los retos a los que se enfrenta el sector de la logística, gracias a los avances tecnológicos y de servicios, será posible lograr un reparto eficaz, rápido y a un precio competitivo que fidelice al cliente. 

Incluso en un momento tan frenético como las rebajas de verano, una logística perfecta será posible. Un partner logístico, puede proporcionar a las empresas soluciones integrales adaptadas a cada operativa, que ayude a superar los desafíos de las rebajas veraniegas.