Cuáles serán las tendencias en logística este 2021

Comparte:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Camiones sin conductor, drones o almacenes inteligentes serán sólo algunas de las tecnologías por las que apostará este año la logística.

Tras este año 2020, lleno de cambios, muchos sectores han tenido que adaptarse a la nueva realidad del mercado para no quedarse atrás. La logística no ha decepcionado y seguirá sorprendiéndonos este próximo año, en el que estará más cerca que nunca de la Industria 4.0.  

Las principales tendencias logísticas que marcarán este 2021 son las siguientes: 

  1. Inteligencia artificial (IA) y el Internet de las cosas (IoT)

La IA se ha instalado ya en varios ámbitos de nuestra vida personal y también en los procesos industriales. En la logística, por supuesto, ya está presente, pero estará cada vez más presente a lo largo de este año. Gracias a ella, dentro del sector se podrán optimizar tiempos, programar los mejores viajes con los menores costes o las mejores rutas.

En el caso del Internet de las cosas, hablamos de una tecnología que ofrece una interconexión entre cada uno de los involucrados en la cadena de suministro. Dicha tecnología tendrá también mayor presencia en la logística de este año y logrará reducir costos operativos y ofrecer una mayor visibilidad en el seguimiento del transporte.

La conectividad ya está comenzando a arrojar numerosos datos cuyo análisis permite una gestión más eficiente, pero también la integración de una cadena logística automatizada, más productiva y flexible.

2. Expertos digitales y nuevos perfiles profesionales para la distribución 4.0.

El talento digital es indispensable para que todas estas tendencias lleguen a asentarse con éxito. Por ello, los perfiles especializados en este campo serán cada vez más demandados y promovidos en el sector logístico.

Y es que las nuevas tecnologías que se van incorporando y las nuevas demandas de tareas precisarán de nuevos perfiles profesionales más tecnológicos y que tengan un reciclaje continuo. Por tanto, este próximo año la logística apostará en innovaciones tecnológicas, pero también en personas que estén capacitadas para renovar el sector. 

3. Adopción de sistemas basados en la nube

Una de las mayores tendencias de la industria del transporte para 2021 es la adopción de sistemas basados en la nube, ya que estas plataformas fuerzan un modelo de software como servicio (SaaS) que abre oportunidades ilimitadas para la escalabilidad de las empresas y el uso innovador de los recursos digitales. Permite alcanzar una mayor rentabilidad y superar los rendimientos habituales de las capacidades de los sistemas locales.

Su uso en la logística traerá múltiples beneficios, como lograr una conectividad total, una excelente comunicación interna, o que la información se actualice a tiempo real. De esta forma, la logística de las empresas estará preparadas para adaptarse a la fluctuación de los múltiples factores que pueden afectar a la cadena de suministro. 

4. Logística verde

La conciencia medioambiental es cada vez mayor, lo que exige lograr una logística sostenible, que contribuya a una calidad del aire en las ciudades mejor y a frenar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los consumidores demandan cada vez más los productos elaborados de manera responsable. También ha aumentado la importancia de los productos beneficiosas para la salud, y con un impacto positivo en el medio ambiente. Es por ello que la sostenibilidad medioambiental se incluirá entre las principales tendencias que marcarán la logística en 2021.

Esta logística verde, persigue varios objetivos, como hacer un uso racional de los suministros, reducir la contaminación, lograr un packing más sostenible o medir la huella de carbono de las operaciones logísticas para controlar y minimizar los resultados. 

5. La red 5G

El 5G es la quinta generación de tecnología inalámbrica. Con el 5G, veremos velocidades de carga y descarga exponencialmente más rápidas. La latencia, o el tiempo que tardan los dispositivos en comunicarse entre sí con las redes inalámbricas, también disminuirá drásticamente. Esta tecnología, también podrá beneficiar al sector logístico. 

La teoría es que a medida que más dispositivos a lo largo de la cadena de suministro y el proceso de fabricación se conviertan en parte del ‘Internet de las cosas’, producirán un flujo de datos increíblemente rico que enviará señales en tiempo real para desencadenar una amplia variedad de eventos. De esta manera, la logística será más rápida, pues podrá adaptarse, casi a tiempo real, a las fluctuaciones o inconvenientes que se produzcan en la cadena de suministro. 

6. Almacenes inteligentes

Disponer de suelo para uso logístico cerca de los grandes núcleos urbanos es cada vez más difícil, y es algo que no parece que vaya a cambiar en los próximos años. Las nuevas formas de almacenamiento, como los almacenes inteligentes, podrían dar respuesta a esta problemática. Estos almacenes se han convertido en la apuesta de aquellas compañías que quieren optimizar sus procesos, pues con ellos consiguen una última milla más rápida, flexible y trazable mediante la integración digital.

7. Automatización del picking (recogido en sitio)

Para el próximo año se consolidará una tecnología que supondrá un gran paso en la logística. En la fase del picking, la falta de errores es de vital importancia. Sin embargo, la enorme demanda que existe en la actualidad complica aún más esta tarea. Por eso la transformación digital, que lleva implícita la incorporación de soluciones tecnológicas, está optimizando y automatizando este proceso.

Estas tecnologías, se están centrando, sobre todo, en dos aspectos: por una parte, en lo relativo a la organización del pedido (en la que ordenadores y software tienen un papel esencial); y otro relacionado con facilitar el trabajo físico de os operarios gracias a la mecanización.

8. Camiones autónomos

La tecnología para camiones autónomos aún se está perfeccionando y debe superar ciertos obstáculos, como mejorar el software sin conductor para que pueda operar de manera eficiente en carreteras urbanas con mucho tráfico. Sin embargo, es una de las tendencias futuras del transporte. En la perspectiva a largo plazo, las empresas de transporte deben prepararse para los próximos cambios tecnológicos dentro de la industria y comenzar a equipar sus camiones con sistemas de gestión de navegación automática que puedan «aprender» de los conductores reales.

Gracias a la inteligencia artificial (IA) y a una gran cantidad de sensores, un vehículo habilitado para IA puede evaluar correctamente las condiciones de la carretera y aprender de cómo se comportan los conductores de camiones en condiciones «inusuales» en la carretera. A través de la comunicación de vehículo a vehículo (V2V), los camiones pueden compartir la información aprendida y hacer que otros vehículos sean más inteligentes. Además, la difusión de la tecnología 5G catalizará la adopción de flotas autónomas. A largo plazo, estos vehículos pueden potencialmente convertirse en mejores conductores que los operadores humanos.

9. Entregas por el aire con drones

Dentro la tendencia centrada en mejorar la última milla, algunas empresas ya entregan paquetes a los ciudadanos y empresas mediante drones. A finales de 2016, Amazon entregó por primera vez un pedido a su cliente utilizando un dron. Esta entrega se realizó en Inglaterra dentro del nuevo programa de Amazon llamado Prime Air que implicaba que un cliente podía obtener un paquete en 30 minutos.  Después del éxito de este sistema, varias empresas comenzaron a invertir en la entrega de drones para aumentar la rentabilidad de su negocio y también la experiencia del cliente.

10. Blockchain en Logística

Blockchain es una de esas tendencias tecnológicas transformadoras en distribución y transporte, que darán forma a la movilidad en 2021. Uno de los casos de uso de la tecnología blockchain en el transporte por carretera es garantizar la precisión de los registros del historial de rendimiento. Cuando se vende un camión por segunda vez, los clientes potenciales pueden tener preguntas sobre cómo se utilizó este vehículo. Dado que las transacciones de blockchain son inmutables y transparentes, todas las partes involucradas en una transacción pueden estar seguras de que la información sobre el camión es confiable.

Otro uso en perspectiva de blockchain en el transporte es el monitoreo de capacidad. El costo del transporte depende del volumen de carga. El uso de sensores del Internet de las cosas (IoT) puede ayudar a determinar la cantidad de espacio que ocupa una carga en particular. Estos datos se pueden utilizar para calcular el costo de envío. El almacenamiento de esta información en un sistema basado en blockchain firmado con un contrato inteligente, permitirá que los pagos se ejecuten automáticamente en función de la cantidad de espacio que ocupe el flete.

Todas estas tendencias, podrán hacer realidad muchos de los objetivos que la industria logística tiene para este 2021. Sólo así logrará ofrecer al cliente un servicio al nivel de sus exigencias, es decir, más rápido, mejor y al precio más competitivo. 

ISO 9000

¿Qué es la ISO 9000?

Garantizar la calidad de productos, servicios y procesos es uno de los objetivos de las empresas para posicionarse como referentes, transmitir confianza y seguridad y