Qué es el cross-docking y cómo puede maximizar la eficiencia de tu logística

Comparte:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
cross-docking

Este sistema es clave para lograr una cadena de suministro más ágil, capaz de absorber la enorme y volátil demanda del mercado actual.

El cross-docking es capaz de disminuir tiempos, costes y espacio de almacén. Antes de profundizar en todos los beneficios de este sistema, repasemos conceptualmente qué es esta solución.

Qué es el cross-docking

Este término se refiere a una tipología de preparación de pedidos, basada en que la mercancía se distribuya directamente al cliente, sin necesidad de ser almacenado previamente. Es decir, que elimina la etapa intermedia de almacenamiento de los productos. 

Además, se caracteriza por ser capaz de adaptarse a cualquier tipo de mercancía: ya sean, materias primas o artículos terminados. Estos podrán llegar al destino final, permaneciendo en el almacén muy poco tiempo. 

Aunque el cross-docking no es un concepto nuevo, el imparable crecimiento del eCommerce, ha hecho que las empresas apliquen este sistema a sus cadenas de suministros.

Tipos de cross-docking

El sistema de preparación de pedidos cross-docking puede llevarse a cabo con diferentes unidades de carga. Si los diferenciamos según los pasos requeridos para realizarlo, podemos destacar tres tipologías diferentes. 

  • Cross-docking predistribuido

Este es el modelo más básico de cross-docking. En este, las unidades de carga ya han sido preparadas y organizadas por el proveedor, que previamente ha tenido en cuenta la demanda final. 

Por tanto, en este caso, las tareas que debe llevar a cabo esta tipología son: recibir las mercancías y expedición en la intervención de la plantilla del almacén. 

  • Cross-docking híbrido

La tipología híbrida, es la más compleja de los tres. Es así, porque en este hay que preparar los pedidos de dos mercancías diferentes: las que provienen de los camiones y las que están ya en el almacén. Todo este movimiento, ocurre en la zona de acondicionamiento. 

El cross-docking es también el más flexible. Aunque es necesario que la coordinación sea perfecta, hace posible hacer frente a una mayor variedad de situaciones. 

  • Cross-docking consolidado

En este modelo, las unidades de carga son trasladadas a un área de acondicionamiento donde, seguidamente, son examinadas y ajustadas a la medida de los pedidos demandados. 

Por tanto, este tipo, al igual que el predistribuido, requiere que la mercancía sea manipulada a los requerimientos del cliente final

Los beneficios del cross-docking

Si esta estrategia de preparación de pedidos es gestionada correctamente, puede aportar a la logística los siguientes beneficios:

  • Agiliza las operaciones: uno de los valores más importantes de este sistema, es que logra acortar los plazos de entrega y agilizar la cadena de suministro. 

Lo consigue gracias a que el sistema ahorra tiempo en la expedición de mercancías, pues es más simple y rápido que el sistema tradicional. Este beneficio, trae consigo una mejora del servicio al cliente.

  • Ahorra espacio y costes: el cross-docking logra liberar espacio de almacenaje estable pues sólo tiene una zona dedicada a controlar y acondicionar las mercancías entrantes en un tiempo corto. 

En consecuencia, este sistema produce un ahorro de costes de inventario

  • Disminuye etapas intermedias: Las únicas acciones que se mantienen con este son la descarga, el control de calidad, el acondicionamiento de pedidos y su expedición. Esto significa que etapas intermedias, como el picking y el almacenaje, desaparecen. 

En consecuencia, la productividad de los operarios aumenta y, además, disminuye el riesgo de dañar las mercancías, al manipularse y transportarse menos dentro del almacén.

  • Reduce la huella de carbono: El sistema cross-docking ahorra energía relacionada con el transporte de mercancías, tanto dentro, como fuera del almacén. De esta manera, hace que la cadena de suministro sea más ecológica y sostenible.

En definitiva, si el objetivo es agilizar y hacer más eficiente la logística de nuestra empresa, la solución será aplicar este sistema de preparación de pedidos, el cross-docking. Y, aunque requiere una integración efectiva de toda la cadena de suministro, valdrá la pena, pues podremos acortar tiempos, costes y, además, lograr un mejor servicio al cliente. Así, la logística podrá estar a la altura de la alta demanda y exigencias del mercado actual.