Los combustibles alternativos y sostenibles

Comparte:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

El transporte es un factor importante en el contexto del desarrollo sostenible debido a la presión que ejerce sobre el medio ambiente, sus impactos económicos y sociales y sus vínculos con otros sectores.

El transporte es uno de los sectores con más posibilidades de reconvertirse en uno de los más respetuosos con el medio ambiente. En la actualidad, apostar por un planeta verde es uno de los objetivos que debe estar en el ADN del sector logístico.

Uno de los propósitos de la Unión Europea en cuanto a la contaminación, es la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero: en 2030, los niveles deben ser un 40% inferiores a 1990. La mejor manera de disminuir los gases contaminantes es con el uso de combustibles no fósiles, como el gas natural o las nuevas tecnologías.

Alternativas de combustibles sostenibles y cómo benefician al medio ambiente

Que el sector del transporte haya situado la sostenibilidad como uno de sus principales objetivos, lo han llevado a hacer uso de otras opciones energéticas: los combustibles limpios.  

Los combustibles limpios son fuentes de energía que, debido a sus propiedades físicas o químicas, producen un nivel de polución inferior, en ocasiones. Algunos de los combustibles alternativos más importantes por sus altos beneficios son: 

Gas natural

El gas natural es una mezcla de gases, entre los que se encuentra en mayor proporción el gas metano. Este tipo de combustible contiene metano en una proporción de entre el 75% y el 95% del volumen total de la mezcla. 

Además, su combustión es regulable, produce poca contaminación y la producción de CO2 es poco mayor de la mitad de la producida por los restantes combustibles fósiles.

Los beneficios del gas natural los encontramos en que: reduce hasta un 85% las emisiones de óxido de nitrógeno; minimiza un 15% las emisiones de CO2; ahorra entre un 30% y un 40% frente al gasóleo; logra una menor contaminación acústica; y que consigue una mayor vida útil de los vehículos que usan este combustible limpio.

Hidrógeno 

El hidrógeno es, en principio, la panacea de los combustibles alternativos: puede almacenarse en estado gaseoso o líquido y distribuirse a través de gasoductos, pudiendo ser un sustituto del gas natural, y no emite gases de efecto invernadero en su combustión. Desde la óptica de la sostenibilidad, es el combustible más limpio.

Sin embargo, no se ha convertido en la alternativa estrella por varios motivos: el alto coste del hidrógeno; la gran dificultad en su producción; y que no es una energía almacenable. 

Gas licuado

El GLP es la mezcla resultante de la combinación entre propano y butano, comprimiéndolos hasta que estos se vuelven líquidos y dan lugar al GLP. Su principal ventaja respecto a los dos anteriores es el hecho de no emitir óxidos de nitrógeno (NOx) ni partículas en suspensión (PM).

La tecnología puede ser la clara aliada de la sostenibilidad

En este punto, la tecnología es claramente una buena aliada. En el mercado existen varios softwares y aplicaciones que ayudan a optimizar las rutas. Con una planificación mejor, se evitan los viajes en vacío o con poca carga. Además, los tiempos de las rutas se reducen y los trayectos son más eficientes. Esto también supondrá una disminución de los costes. 

Otra acción que pueden llevar a cabo las empresas de transporte de mercancías por carretera es rodearse de proveedores y partners que también apliquen medidas para que su actividad sea más sostenible. De esta manera, contribuyen a que no solo la parte del transporte sea más respetuosa con el entorno natural, sino que toda la cadena de suministro reduzca su impacto en el medio ambiente.

Acciones concretas, lo que necesita el sector para efectuar la transformación

El sector de la logística sabe que es importante ofrecer un proyecto sostenible concreto. Prueba de la importancia de dar pasos hacia la sostenibilidad, son acciones como las que desarrollamos en In Side Logistics, tales como la reactivación de la flora a través de la repoblación de los bosques. Una iniciativa con la que hemos conseguido el sello del ministerio de transición ecológica de “Calcula, Reduce y Compensa”.

 Además, queremos poner en marcha acciones que logren acelerar una renovación tecnológica en los transportes para reducir las emisiones. También hay que conseguir que estas acciones sean concretas y medibles, tanto interna como externamente. 

En In Side, ya tenemos a nuestros equipos de consultora y de digitalización enfocados en este proyecto de logística verde, ya que queremos que sea controlable digitalmente a través de Pelikane, una plataforma con la que controlar todo el proceso logístico. 

En definitiva, hay opciones para lograr que la logística por carretera sea un medio de transporte limpio. Lo único que hace falta es compromiso y ganas de reconvertir un sector contaminante en uno verde.