Cómo definir una estrategia a medida para la cadena de suministro

Comparte:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Las interrupciones de la logística global han dejado clara una constante: no hay una solución rápida y fácil. Pero hay soluciones. Para encontrar la respuesta, sin embargo, es importante desarrollar estrategias a medida, capaces de adaptarse a las peculiaridades de cada cadena de suministro.

El camino recorrido en el último año y medio ha dejado todo tipo de huellas. Desde cadenas de suministro fraccionadas y debilitadas, hasta mecanismos perfeccionados y reforzados. Muchas empresas se han encontrado en algún lugar intermedio entre estos dos extremos. Algunas han estado algo satisfechas con el desempeño de sus cadenas de suministro desde 2020.

Sin embargo, ha llegado el punto en el que se encuentran listas para acometer cambios para los años venideros.

No obstante, este reto resulta, ahora más que nunca, realmente desafiante. Así, mientras los altos cargos se plantean cambios profundos y estructurales, sus empresas deben lidiar con mayores volúmenes de pedidos de comercio electrónico. A la par, también hacen frente a un entorno arancelario global incierto, un entorno político tumultuoso y una dura competencia, tanto por la mano de obra como por el espacio de almacenamiento.

Liderando la estela de la pandemia

Durante los últimos meses, el tema de la supply chain se ha vuelto tan frecuente que hasta las personas que no tenían ni idea sobre su existencia ahora conocen su importancia. Para el consumidor general, eso puede deberse a la dificultad de comprar materiales para mejorar el hogar o al gran pánico del papel higiénico de 2020.

Sin embargo, para el mundo empresarial, el impacto de la crisis sanitaria ha tenido mucho más calado. Tal es su impacto que más de la mitad de las empresas, según Forbes, están apostando por dos estrategias para adaptar su cadena de suministro a la nueva realidad. De hecho, 7 de cada 10 firmas están rediseñando sus operativas en base a la tecnología, mientras que el 58% está aumentando su base de proveedores, exigiéndoles al mismo tiempo más transparencia.

¿Invertir? Sí. Pero, ¿cómo hacerlo?

Alrededor del 40% de las compañías están priorizando las inversiones en la cadena de suministro. Buscan una mayor flexibilidad, resiliencia, sostenibilidad y mejores procesos para llevar los productos al mercado.

Sin embargo, esta evolución esconde tras de sí una complejidad de proporciones hercúleas. Ante el desafío, los proveedores logísticos se deben dar a la tarea de diseñar una estrategia, una suerte de traje a medida capaz de responder a todas las cuestiones relativas a una cadena de suministro.

Paso a paso, el objetivo es centrar cada una de las necesidades de las empresas para ofrecer la solución más óptima y adaptada.

Conocer para actuar

El primer paso para desarrollar una estrategia a medida para la cadena de suministro pasa, necesariamente, por la consultoría. Previa a la implementación de cualquier cambio, es imprescindible realizar un análisis de la gestión logística y la cadena productiva del negocio para establecer mejoras y optimizar cada proceso.

En líneas generales, un equipo de consultoría logística ayuda a las empresas a organizar las operaciones mediante la evaluación de cada uno de los procesos, detectando así los puntos fuertes y débiles. De esta forma, puede recomendar la solución idónea en cada caso, desde pequeñas reformas hasta reestructuraciones masivas.

Reorganizar para adaptar

En el proceso evolutivo de la cadena de suministro de las compañías, muchas de ellas están poniendo el foco en dos objetivos: los servicios de almacén y el transporte.

En este sentido, el objetivo consiste en optimizar al máximo ambas actividades, haciendo más eficiente la labor de cada eslabón para satisfacer al cliente final. Para conseguirlo, es imprescindible que los proveedores se adapten el modelo de negocio para hacerlo crecer analizando y optimizando sus procesos.

En el caso de la gestión de servicios logísticos y de almacén, las estrategias a medida consiguen mejorar procesos, tasas de entrega y distribución en las plataformas. Ello permite reducir los costes, incrementar los niveles de servicio y aumentar la productividad y fiabilidad en todas las recogidas y entregas. Para ello, cada vez son más las firmas que apuestan por la digitalización y automatización de sistemas.

Por la parte del transporte, la adaptación favorece el flujo de mercancías incluso en picos de trabajo, permitiendo mejorar la productividad y reducir las incidencias y sus costes asociados.

No perder el foco internacional

El replanteamiento de las cadenas de suministro requiere de una constante evaluación interna, sin perder el foco en el plano internacional. A la hora de formular una nueva estrategia, es relevante que los proveedores logísticos conozcan la realidad de cada uno de los países en los que sus clientes tienen presencia.

En este plano, la gestión aduanera cobra especial protagonismo, ya que mantener un control total de la mercancía durante los trámites y procesos fronterizos es crucial para garantizar que una operativa sea exitosa.

La logística integral es una necesidad auge y, de su adecuada ejecución, depende la supervivencia de grandes y pequeñas empresas. Por ello, es imprescindible contar con un proveedor capaz de hacer frente a los múltiples frentes que esta actividad puede abrir.

es_ES